Héroes de acá: Bomberos

Un héroe o una heroína no es necesariamente alguien más fuerte o grande que el resto de las personas, sino que puede ser una persona común, motivada a actuar para proteger a los demás o defender una causa, sin esperar recompensa, y siendo conscientes de los posibles riesgos personales.

Su extraordinario trabajo muchas veces pasa desapercibido, pero deja huellas, y son quienes hacen del mundo un lugar mejor.

Por eso, desde nuestro lugar queremos celebrar el heroísmo en la vida diaria para incitar a nuestra comunidad a estar dispuesta a hacer esfuerzos por los demás.

En esta nota conversamos con uno de nuestros héroes cotidianos, Francisco Rodríguez, Jefe del Destacamento de Bomberos en Young.

Un joven que ha venido a contagiar buenas prácticas y a mejorar la imagen y actitud del Destacamento, quienes han participado de las corre-caminatas organizadas en Young, se ejercitan durante la semana y además están en permanente capacitación para estar al día con las últimas técnicas del oficio.

Francisco viaja todos los días desde Paysandú, y aunque el cansancio se hace sentir, la vocación de servicio está tatuada en su persona.

Camión de bomberos de Young

¿Qué se siente cuando suena la sirena?
En mi caso, y creo que a todo bombero le pasa, es una adrenalina que sube al máximo, es impresionante, porque sabés que lo que vas a hacer es para salvar vidas o bienes. El principal cometido es salvar vidas y en segundo lugar los bienes materiales.

Desde que suena la alarma hasta que salís, sabés que hay gente que está necesitando de vos y uno está preparado para ayudar porque tiene las herramientas y los medios para solucionar el inconveniente que está teniendo esa persona que te está llamando.

Desde que suena la alarma hasta que salís, sabés que hay gente que está necesitando de vos y uno está preparado para ayudar.

En nuestra profesión a veces tenemos que enfrentarnos a cosas y ver situaciones que te marcan para el resto de tu vida.

¿Cómo llegaste a ser bombero?
Para ser bombero, lo fundamental es que tiene que gustarte como vocación. Yo descubrí que me gustaba ser bombero cuando vivía en Rivera con mi padre. A los seis años me mudé a dos casas por medio del Destacamento de Bomberos, entonces prácticamente me crié ahí adentro.

Cuando cumplí la edad necesaria entré a la Escuela Nacional de Bomberos, por pura vocación. Hoy en día se sabe que mucha gente está siendo bombero por lo económico, pero después descubre que tiene esa vocación de servir.

También pasa que hay gente que no aguanta y se va, por eso tiene que gustarte.

¿Cómo manejan el momento después de un caso complicado?
Eso depende de cada destacamento y del personal, pero nosotros, después de un caso complicado hacemos catarsis grupal. Hablamos primero de lo que se hizo bien, lo que se hizo mal y después se ven puntos a corregir. Algunos lloran o se encierran, pero tratamos de sacar lo más positivo entre todos, somos una familia.

El bombero hace 24 horas de guardia por 48 horas libres. A veces está más tiempo acá que en la propia casa, entonces la contención grupal es muy importante. En algunos casos se tiene que buscar un consejo, la opinión de otro bombero más viejo, porque tenés que ver cómo encarar el problema para que no te afecte y después lo trasmitas a tu familia.

Después de cada intervención deberíamos tener un psicólogo, pero no lo hay, entonces tenemos que pelearla entre nosotros.

En esta profesión vas formando como un cascarón, una protección. Según las normas NFPA (Asociación Nacional de Protección contra el Fuego, por sus siglas en inglés), que regula a nivel internacional los servicios de bomberos, después de cada intervención deberíamos tener un psicólogo, pero no lo hay, entonces tenemos que pelearla entre nosotros porque sólo contamos con el del Hospital Policial, pero para eso hay que ir a Montevideo y pedir entrevista.

Bomberos de Young

¿Cuáles son las intervenciones más comunes?
Tenemos un abanico muy grande de operación, desde el desagote de una cañería hasta un incendio, una explosión o un accidente. También depende de la temporada.

Por ejemplo, en invierno los más comunes son los incendios en los ductos de estufa, eso es moneda corriente.

En cambio, en verano, cuando hay pocas probabilidades de lluvia, están los incendios de campo y forestales. De todas formas esa parte está controlada porque tenemos mucha prevención y zonas con una base helitransportada (cobertura aérea con helicóptero).

Particularmente en Young, se cubren muchas cantidades de accidentes debido al tránsito de la ruta.

¿Cómo trabajan ustedes en la parte preventiva?
Antes de empezar cada temporada hacemos una conferencia de prensa y mandamos a los medios la normativa y los protocolos. En este momento, estamos enfocados en el nuevo Decreto 150, que regula la Ley 15896, la Ley de Bomberos, que dice en el Artículo 4 que todo local destinado al núcleo familiar de hasta cuatro personas, tiene que tener la certificación de bomberos.

La certificación de bomberos va a hacerle un proceso donde está la instrucción y capacitación de conocimientos básicos para manejar un incendio, extintores y demás, ahí se está enfocando la prevención.

Además, las empresas están capacitando al personal en la prevención de incendios. Por otra parte, en Young, estoy trabajando en escuelas y liceos dando charlas y además capacitando a la gente del Municipio en el sistema de prevención.

Más del 90% de las intervenciones nuestras, cualquiera sea el tipo, son por negligencia o descuido humano.

Por ejemplo, cuando vamos a un incendio de estufa, sucedió porque no se hizo una correcta limpieza antes de encenderla. Por eso estamos trabajando principalmente en atacar la falla humana.

En el destacamento estamos abierto las 24 horas para cualquier consulta, y el que quiera una charla sólo debe solicitarla, convocarnos y acá nos organizamos para ir.

Es necesario tener el conocimiento básico de lo que es el fuego, los tipos de fuego que hay, cómo se apagan, mirando siempre los riesgos y el manejo del extintor puede solucionar gran parte del problema, o sea, no voy a evitar que suceda el hecho, lo que voy a evitar es que se propague y se generen daños mayores.

¿Cómo funciona el Destacamento?
Los turnos son 24 horas de guardia, por 48 horas libres. Tenemos guardia de 3 personas, donde ante un llamado uno de ellos es el chofer y con él va un bombero, quedando uno en la base.

Si el caso amerita que vayan los tres, entonces pedimos refuerzo a la Seccional Policial para que quede alguien en la base, ocasionalmente puede ser un voluntario.

Tenemos poco personal, se está haciendo llamados para ingresos, pero los que egresan son distribuidos a lo largo del país.

¿Cuántas personas trabajan acá?
En el Destacamento, la fuerza efectiva está formada por 12 bomberos y conmigo seríamos 13.

¿Existen voluntarios en Young?
Oficialmente, voluntarios en Young no hay, pero sí hay allegados que ofician como voluntarios, son tres o cuatro personas, que se arriman y nos dan una mano.

Bomberos de Young frente a un mural

¿Cuál es la forma correcta de llamar a Bomberos?
Tenemos una línea nacional que es el 104, es un teléfono que sólo recibe llamadas con necesidad de intervención y si está ocupado es porque hay una llamada de emergencia, no es un teléfono que esté en uso comercial.

El 104 es la forma más directa de llamarnos y tenemos como protocolo que, una vez establecida la llamada, se confirma y sale el camión a la puerta con el personal arriba, en 30 o 40 segundos. Ese es el periodo que todo bombero generalmente tiene.

Si se llama a otra línea como el 911, se registra la llamada, se deriva y recién ahí se sale, quieras o no, pasan minutos que pueden ser claves para la situación.

Además, la persona que atiende está capacitada para distinguir de alguna manera que la llamada no sea una broma, por ejemplo, por el tono de voz. Si bien son cosas que nos pasan de todas formas, eso ayuda a que se filtren los casos.

También hay veces donde la situación es completamente diferente a la que te cuentan por teléfono. Por ejemplo, alguien está quemando pasto en una casa y un vecino ve el humo desde lejos pero no se arrima a ver y llama diciendo que se incendia una casa.

El sacar un camión con sirenas implica un riesgo, porque entorpece el tránsito y alerta el entorno. A toda llamada le tomamos la importancia que se debe, pero lo que sí cambia es si vamos con sirena o no, si van dos personas o tres, o si hay que pedir ayuda a Paysandú.

¿Cómo mantienen actualizado los conocimientos?
En cuanto a conocimientos y estrategias estamos al día. Hoy por hoy me atrevo a decirte que, en esta zona, la Zona 1, el bombero de Young es uno de los mejores capacitados, están a la par de cualquier bombero del Cuerpo Central que está saliendo más de 15 veces por día.

Me atrevo a decir que, en esta zona, el bombero de Young es uno de los mejores capacitados.

El conocimiento teórico lo tienen y lo ponemos en práctica trabajando con las herramientas, desarmando algún auto, prendiendo fuego y apagando, incentivo a que el que tiene alguna materia pendiente del liceo la termine. Cada uno decide, yo los motivo.

Seguí leyendo...

Hector Fernando Franco

La voz del fútbol local

En una charla distendida, Franquito habla de su vida, conversando con la misma voz intensa y articulada con la que relata un emocionante partido.

Ruben Darío Vesperoni: El payaso Pimienta

El payaso Pimienta

Hace 42 años atrás, y con el único fin de alegrar los niños del barrio, Ruben Vesperoni decide tomar un personaje divertido y hacerlo parte de su historia personal.

Guillermo Centurión, golero juvenil de Nacional

Golero peligro

En una final clásica de juveniles en Montevideo, Guillermo Centurión marcó un gol en una jugada insólita que se esparció por el mundo.

Dra. Marta Núñez

Redescubriendo una profesión

La historia de una doctora que recuperó su motivación para volver a estudiar y ejercer su profesión en un área que encaja perfectamente con su personalidad.