Cataco Maquieira

El primer “delivery” de Young

Si pensamos en la palabra “delivery” – un anglicismo que incorporamos para referirnos a las entregas a domicilio – seguramente nos imaginamos repartidores de pizza en moto o la camioneta del supermercado trayéndonos el surtido.

Pero este personaje local usa un medio de transporte que data más o menos desde que se inventó la rueda, y no estoy exagerando. En un carro tirado por su caballo, Rito “Cataco” Maquieira trabaja desde hace 40 años entregando los pedidos de clientes en la puerta de sus casas.

Nora, la vecina que nos sugirió entrevistarlo, nos cuenta anécdotas que hablan de la honestidad y sencillez de este hombre: “Yo le dejaba en la puerta una nota con el pedido y el entraba por el costado de la casa hasta la cocina. Jamás me dejó las cosas afuera. Más de una vez me pasó de estar en el baño y pegarle el grito para que dejara las cosas y después arreglábamos el pago. Él tenía la cuenta de cada cliente anotada en un papel sujetado con un gancho al borde de su carro.”

El propio Rito nos cuenta sobre la confianza que le tiene su clientela: “A la madre de Horacio Santos le llevo las verduras y la señora siempre me dice ‘Cóbrese’, y me da el monedero. Yo le digo que no vaya a hacer eso con otro que no conozca porque lamentablemente siempre hay algún avivado.”

“Cataco” tiene 68 años, está casado desde hace 32 con Malena, es padre de dos hijos y abuelo de un nieto. Es fanático de “El Trébol”, equipo de fútbol para el cual trabajó durante 47 años cubriendo puestos variados, desde dirigir un partido hasta ser Presidente del club.

Cataco Maquieira con su caballo

Empezó a trabajar desde muy chico, según recuerda él, a los 12 años, lustrando zapatos y vendiendo maní, diarios y frutas en una carretilla. Luego, su hermano compró un carro cuando vino desde Montevideo y se turnaban para salir a vender, a Rito le tocaba en la tarde. Así fue cómo empezó a hacer sus primeros clientes.

Pero los mejores recuerdos que tiene son los paseos a los chicos del pueblo, quienes ahora son hombres y mujeres que lo reconocen en la calle y paran a saludarlo. Me trae un álbum lleno de fotos con dedicatorias, saludos de cumpleaños y buenos deseos: “He paseado a más de una generación y guardo fotos de aquellos momentos.”

En la medida que voy profundizando en la historia de “Cataco”, empiezo a descubrir sus otras facetas: “Hice muchas cosas. Entre ellas fue cuando trabajaba con Rúben Botta, primero como repartidor y después sacando fotos de carné, que fue así como conocí a mi señora. Trabajé 16 años con Rúben. Otra cosa que hacía seguido los domingos, ahora no tanto, eran busecas, ¿no sentiste nombrar ‘las busecas de Cataco’? ¿Nunca las probaste?”, me pregunta, confiado de la popularidad de su plato.

Otra de sus habilidades que sorprendentemente tiene hasta ahora es la de hacer mentalmente las cuentas de sus compras, y eso que sólo hizo cuatro años de escuela, todos ellos repitiendo primer año: “Capaz me daba la capacidad pero era muy diablo, muy bandido. Es más, cuando tuve mi primera calculadora las maestras me la pedían prestada para corregir los deberes de los gurises. Igual yo hago todo en mi mente, así no pierdo la costumbre.”

El carrito de Cataco Maquieira

También nos cuenta sobre uno de los recuerdos compartidos que tiene con Nora: “Un día le compré boniatos a los gringos de San Javier y estaban llenos de tierra. Nora me los compró un lunes y el miércoles alguien me pregunta, ‘Cataco, ¿qué le vendiste a Nora? ¿Boniatos o tierra?’”

Para cerrar la nota, Rito deja un agradecimiento enorme a todos sus clientes porque, según él, “con los años el cliente se convierte en un amigo y gracias a Dios tengo unos cuantos.”

Seguí leyendo...

El yuyero: Luis Alberto Rodriguez Góngora

El yuyero

Nació el 10 de setiembre del 1964 y desde hace unos 15 años, luego de quedarse sin trabajo, recorre las calles de Young en su bicicleta vendiendo hierbas.

Los Toros Rugby de Young

Los Toros y Las Pampas

En Young, el rugby tiene sus inicios en 1980, en el Colegio San Vicente de Paul. Con el tiempo, se fue gestando la idea de crear un club para identificarse.

Héroes de acá: Bomberos

Francisco Rodríguez, Jefe del Destacamento de Bomberos en Young, viaja a diario desde Paysandú y, a pesar del ajetreo, su vocación está tatuada en él.

La fecha marcada

Para los que crecemos “afuera”, los que vivimos rodeados de verde en el interior del país. Nosotros, los que sabemos que a los 18 nos toca la capital.